La organización interna de PRINTSUR se basa en el modelo horizontal de Frank Ostroff (1993) orientado a la mejora radical de la eficacia y la eficiencia de las tareas desarrolladas. Con este modelo conseguimos alta flexibilidad y respuestas rápidas a los cambios según las necesidades del cliente, dirigir la atención de todos los implicados hacia la producción y entrega de valor al cliente y promover la concentración en el trabajo en equipo y la colaboración. Cada empleado tiene una visión más amplia de los objetivos de la organización y concretamente del proyecto en el que participan, mejorando la calidad de vida de los mismos al ofrecerles la oportunidad de compartir responsabilidades, tomar decisiones y responsabilizarse por los resultados.

El modelo horizontal plantea un organigrama mucho más plano que los habituales en empresas de tamaño medios como la nuestra, permitiendo de esta forma, por un lado, hacer llegar de manera clara los objetivos de la empresa a los cuadros operativos que son los que están en contacto directo con los clientes, y por otro, que los cuadros de gestión de la empresa mantengan la cercanía y la conexión con las inquietudes reales de los clientes. El modelo horizontal plantea además la ventaja de facilitar el mantenimiento de la homogeneidad inherente al sistema de calidad de la empresa, a pesar de la diversidad de servicios que se prestan.

  El modelo en sí tiene como objetivo la potenciación y desarrollo (empowerment) de aquellas partes de la organización en contacto más directo con los clientes, ya que es ahí donde pretendemos que se plasmen los valores de nuestra empresa y de su sistema de calidad global, esto es, interactuando con los clientes en cada unidad de servicio.

.